Emprendedora e inspiradora, ¡esa es Coco Chanel!

Cuando se habla de moda femenina es inevitable no pensar en la extraordinaria diseñadora francesa Coco Chanel, quien con su ingenio y firme determinación logró convertirse no sólo en el ícono de la alta costura y la elegancia sino también de la mujer emprendedora y exitosa que enfrenta las dificultades con mucho estilo. Su carácter transgresor ligado a su innato talento y ambición, la posicionó en el mundo de la moda y siempre será recordada como una fuerte influencia, especialmente, para las mujeres del siglo XX.

Coco Chanel es un ejemplo de mujer empresaria que triunfó gracias a sus ideas innovadoras, las cuales se encargaron de transformar las reglas de la moda. Marcó una tendencia centrada en la comodidad, la sencillez y la informalidad, dejando atrás la aparatosidad de la época para crear tanto prendas como accesorios que caracterizarían a la mujer moderna con espíritu libre; liberó el cuerpo femenino de los corsés, redujo la longitud de la falda y diseñó el traje sastre femenino, sin perder de vista ningún detalle.

Esta gurú de la moda y el emprendimiento, se nos presenta a todas las mujeres como la personificación de la mujer independiente, empoderada, con cualidades e intuición empresarial y visionaria, capaz de enfrentar lo tradicional e imponer un negocio que, debido a sus sólidas bases, hoy en día es un gran legado.

La reconocida diseñadora no siempre tuvo estabilidad, comodidad y lujos. Fue una luchadora incansable, su infancia  estuvo marcada por el abandono y la soledad; permaneció en un orfanato, junto a sus hermanas, hasta que sus ansias de autonomía y su esencia se lo permitieron. Tuvo varios empleos donde aprendió a desarrollar y potenciar sus habilidades para, más tarde, abrir su casa de modas e iniciar su camino como mujer emprendedora, imponente y líder. Tenía claros sus objetivos y no dudo ni un momento de su talento y de sus múltiples capacidades.

El éxito de sus diseños fue casi inmediato, su línea de moda ganó popularidad y aceptación entre la gente joven y fue el nuevo símbolo del estilo flapper, término empleado para hacer referencia a un sentir femenino plasmado tanto en actitudes como en apariencia, fue la emancipación de la opresión machista después de la Primera Guerra Mundial. Esta refrescante forma de concebir la moda y de desafiar la sociedad conservadora, le garantizo a Coco Chanel su permanencia en una industria competitiva y cambiante.


Fuente fotográfica: rsvponline.mx

Al igual que Coco y su inagotable elegancia y altivez, nunca pasará de moda la actitud única de la mujer emprendedora, inconforme y dispuesta a dar soluciones efectivas pero inteligentes a sus problemas, capaz de proyectar la mejor imagen de sí misma sin importar que no concuerde con los ideales o cánones establecidos, versátil y adaptable a las situaciones tanto de éxito como de derrota. El mundo necesita más mujeres arriesgadas y sin miedo a triunfar como la fabulosa, admirada, respetada, controversial, exigente, perfeccionista, creativa, sobria e inspiradora Coco Chanel.