¡El telar indígena precolombino de Adriana Santacruz!

Moda, diseño, tejido en telar, tradición y artesanía son palabras que solo pueden hacer referencia a una mujer: Adriana Santacruz, reconocida diseñadora colombiana, nacida en Pasto, defensora de las técnicas ancestrales indígenas y embajadora de los artesanos a nivel mundial. Esta diseñadora, empresaria y multifacética mujer, rescata y mantiene vigente la tejeduría, importante oficio ancestral que combina, de forma magistral, con conceptos contemporáneos propios del diseño, dando como resultado una innovadora fusión.

En sus siete mágicas y emblemáticas colecciones: María y el Rey, Micaela y el Volcán, la Mar Coralina, Horus, Relámpago, Piel y Tejido y Sara y el Halcón, podemos encontrar piezas únicas que respiran arte, producto del trabajo artesanal conjunto; faldas, abrigos, ruanas, chalecos, estolas, corpiños, capas y demás prendas diseñadas por la talentosa Adriana, evocan todo un universo cultural repleto de colores que emulan el arcoíris que contornea el volcán Galeras de su ciudad y recuerdan la diversidad y el patrimonio nariñense.

Diseñadora, empresaria y embajadora de los artesanos colombianos

Además de ser una emprendedora, diseñadora y empresaria exitosa, conserva su identidad y no deja de lado la razón social que ha acompañado a lo largo de su carrera profesional, la cual brinda oportunidades de trabajo a familias de artesanos que le ayudan no solo a elaborar una prenda sino a seguir tejiendo un sueño. Exaltar los tejidos, la técnica, las formas, las texturas, la cosmovisión y los tesoros ocultos de un arte manual aborigen en el mundo de la moda, es el objetivo central de la empresa de una mujer fiel a sus raíces.

Las pasarelas engalanadas con sus exclusivos diseños, no solo trascienden y transportan temporalmente sino que se transforman en escenarios que vibran por el poder inspirador que transmite cada pieza, tanto por su impecable calidad como por su íntima relación con la naturaleza y etérea belleza.

Diseñadora, empresaria y embajadora de los artesanos colombianos

Su inspiración y alto grado de sensibilidad provienen del conocimiento, admiración y respeto que profesa por lo que le es propio. Las bases culturales de Santacruz, han sido sus mandamientos y principales principios para dar rienda suelta a su imaginación, la cual desde la década del 90, como materializando un deseo que desde niña manifestó, ha conquistado una compleja industria marcada por la banalidad y ha logrado imponer no solo su nombre sino el de todo su equipo de artesanos, los cuales se encargan de ayudar a enaltecer el telar indígena precolombino y la unidad tribal.


Le sobran reconocimientos, y no es para menos con tan grandiosa labor;  ha ganado, entre otras cosas, el máximo galardón de diseño en Colombia, una Bienal Iberoamericana de Diseño en España, otro galardón por el Encuentro Iberoamericano para la artesanía de España y América, una beca otorgada por el Instituto Marangoni en Italia y muchas invitaciones a participar en diferentes pasarelas colombianas e internacionales.

Cuando el talento de una mujer cruza fronteras, solo significa una cosa: pone su alma en cada proyecto que emprende y no solo se dedica a ser empresaria, sino a visualizar oportunidades para vincularse con razones sociales, construir alianzas y continuar creciendo.