Las mujeres han cambiado, el siglo XXI ha transgredido tanto la forma de ver el mundo como de concebir la individualidad ¡y este cambio no es ajeno a las mujeres modernas! Vivimos en una época donde se vale ser auténtica y tomar decisiones sin miedo a ser juzgadas. Las mujeres modernas son mas cultas, trabajadoras e independientes, ¡no necesitan de la compañía y la aprobación de un hombre para ser feliz! Y algo muy importante: ¡maneja y protege su sexualidad!

Todas las mujeres tienen derecho a elegir sobre su cuerpo, hace parte del proceso de individualidad, simplemente deben tener claras las consecuencias de la elección. ¡No hay mujeres fáciles o difíciles de llevar a la cama!, ese es un pensamiento machista, moralista y retrógrado ¡el valor de una mujer no tiene nada que ver con su vida sexual!

¡Es un hecho!, el pensamiento femenino ha evolucionado; ahora las mujeres toman el control de sus vidas y viven por convicciones propias, sin que nadie les diga lo que deben hacer o sentir. Expresan, abiertamente, sus deseos, inquietudes, orientaciones o sentimientos.

Las mujeres de ahora aman la libertad, son más fáciles a la hora de atreverse y experimentar cosas nuevas, ¡ignoran el qué dirán! No se dejan influenciar, aprovechan las buenas oportunidades que les presenta la vida y se recuperan, rápidamente, de sus fracasos porque los perciben como una nueva oportunidad. Son más empoderadas y no limitan su existencia solo a complacer a los demás, se preocupan por lo que las hace felices y deciden en base a esto.