Concientizar sobre la igualdad de género y visibilizar los abusos en contra de las mujeres: ¡esa es la labor del movimiento feminista en el siglo XXI!

En pleno siglo XXI, el movimiento feminista, si bien no es sinónimo de una victoria definitiva del gremio femenino frente a la desigualdad de género, representa la intensa lucha de las mujeres por sus derechos y sus múltiples batallas a nivel político, social, cultural, religioso y económico.

No se puede ser feminista en el presente siglo, sin tener conocimiento de los enfrentamientos históricos que han tenido que librar las féminas para defender una ideología que aboga por la equidad entre hombres y mujeres, no por la supremacía de uno sobre el otro.

Todos los derechos que tiene, hoy en día, la mujer es gracias a la osadía de librepensadoras que identificaron un problema social y se encargaron de alzar la voz por todas aquellas que se encontraban acalladas por la opresión masculina y las sentencias machistas.

¿Cuál es, entonces, la labor del movimiento feminista y qué significa ser feminista en la época de las nuevas tecnologías, del desarrollo avasallador y de las apariencias; donde vale más un “cuerpo perfecto” que un intelecto que cuestiona los estereotipos propuestos por los medios de comunicación y la industria de consumo?

La revolución de las mujeres en el siglo XXI se ha visibilizado con mucha fuerza desde diversas perspectivas; manifestaciones artísticas, performance, marchas pacíficas, etc., hacen parte de las múltiples opciones que las chicas proponen para hacerse notar y seguir exigiendo igualdad y respeto.

Las féminas empoderadas que se declaran feministas, actualmente, son aquellas que construyen las bases de su vida sustentadas en convicciones propias, y no temen ser juzgadas socialmente. La nueva oleada de mujeres feministas tiene la capacidad y la mentalidad abierta para desempeñarse como madres, empresarias, amigas y compañeras de lucha que sienten ansías constantes de conquistar el mundo.

Hasta el momento, se ha logrado el derecho al voto, la participación en la actividad política en los países democráticos, independencia económica, elección con respecto a la sexualidad, la reproducción y la maternidad, acceso a la educación, sueldos y jornadas de trabajo dignas y la ley del divorcio. ¿Qué tiene que resolver el movimiento feminista del siglo XXI?, es la pregunta del millón.

Es un hecho que todavía hay mucho por solucionar porque, a pesar de que la mentalidad de las mujeres ha cambiado, aún se sigue violentando su integridad en las calles, en su trabajo y hasta en sus propias casas; sin embargo, el mayor reto del movimiento feminista es la divulgación de los derechos de las mujeres ya establecidos, la denuncia de todas las agresiones que se cometan contra las féminas y su propia concientización, para que no callen cuando sean ultrajadas o abusadas.

Redefenir el concepto de feminidad y la movilización a favor de todas las mujeres, son las labores del movimiento feminista; contarle al mundo sobre el gran valor que posee el género y sobre todas las injusticias que se han cometido y se siguen cometiendo contra este, es fundamental para materializar un cambio social que garantice y promueva la justicia con respecto a la igualdad de condiciones tanto de la comunidad femenina como de la masculina.

Finalmente, no se puede olvidar que la lucha interna e individual es el primer paso para emprender una ardua lucha colectiva efectiva!. Si quieres saber más sobre esto, lee este artículo: https://estileando.com/feminismo-la-revolucion-feminista/